dimecres, 23 de juliol de 2014

¿Se pueden trabajar 11 horas al día, tres jornadas a la semana?

Trabajar 11 horas al día, tres jornadas a la semana es una idea poco práctica, si no irrealizable. Este es el veredicto de los expertos consultados acerca de la propuesta que el empresario mexicano Carlos Slim, propietario de América Móvil, presentó hace unos días en el XX Encuentro Anual de la Fundación Círculo de Montevideo, en Paraguay.
Slim, a quien la revista Forbes considera el segundo hombre más rico del mundo con una fortuna de 79.900 millones de dólares (le supera Bill Gates con 80.300 millones), ya abogó por una jornada laboral de tres días a la semana, de 10 u 11 horas de duración, durante una conferencia en la sede de la ONU en Ginebra, en junio de 2012. El objetivo de la propuesta sería que las personas dispongan de cuatro días libres a la semana, que podrían dedicar a adquirir nuevos conocimientos.
“Es inviable en España”, asegura el profesor de relaciones laborales del IESE Sandalio Gómez. “Cada empresa sabe bien qué debe hacer, y organizar la jornada laboral de este modo para toda la economía es poco práctico”, explica.
Se trata, además, de una propuesta que puede afectar a la productividad. “La plantilla rendirá menos al trabajar demasiado tiempo. Toda persona que esté más de cuatro horas seguidas haciendo lo mismo es improductiva, es recomendable realizar pausas”, asegura la profesora de dirección de personas de Esade Esther Sánchez, quien añade que “trabajar más de 11 horas supone un riesgo para la salud psíquica y física del empleado”. Punto en el que coincide Gómez: “A partir de las ocho horas los trabajadores no rinden bien”.
La fórmula sugerida, además, podría ser útil en ciertos sectores y empresas. “En compañías de servicios modernas como las que trabajan en el ámbito de las tecnologías de la información sí es aplicable, porque las tareas pueden realizarse de forma individual”, explica la profesora de IE Business SchoolGayle Allard. La investigadora matiza, sin embargo, que esta solución no sería viable en las empresas industriales: “En ellas es necesaria una mayor coordinación entre empleados, lo que limita la manera en que la empresa puede organizar los puestos de trabajo”.Sin embargo, Gómez admite que se trata de una sugerencia interesante, porque permite reflexionar acerca de cómo se distribuye el tiempo entre trabajo y ocio. “Hay que admitir que dividir la jornada laboral de la manera que sugiere Slim facilita que la persona pueda dedicarse a otras finalidades, como el recreo o la formación”, opina.
La propuesta también puede ayudar a repensar cómo se reparte la jornada laboral en España. “Trabajamos muchas más horas y somos más improductivos que en el resto de Europa”, asegura Sánchez. En consecuencia, las personas cuentan con menos tiempo para estar con los amigos o la familia.
Un problema relacionado es la tendencia a que domine el presentismo en las empresas españolas. “Las organizaciones aún tienden a pagar por las horas dedicadas a permanecer en el puesto de trabajo”, explica la profesora de dirección de personas de Esade Esther Sánchez. Según datos de Eurostat, la jornada laboral media fue de 37,8 horas durante el primer trimestre de 2014, por encima de las 30 de Holanda o las 35,3 de Alemania.
No obstante, las compañías tienden a racionalizar la organización del trabajo, y a reducir la extensión de la jornada laboral. “Muchas empresas, sobre todo las grandes, han introducido sistemas para medir y remunerar la plantilla por aquello que hacen realmente en el puesto de trabajo”, asegura Sánchez.

Los modelos de Holanda y Reino Unido

El futuro pasa por aprovechar la jornada laboral. “Trabajar ocho horas al día de forma efectiva, sin distracciones, ayuda a cambiar los hábitos de los empleados y a que sean más productivos”, explica el profesor de relaciones laborales delIESE Sandalio Gómez.
Finlandia y los países nórdicos son, en cambio, referentes para la profesora de dirección de personas de Esade Esther Sánchez. “Allí es habitual combinar distintos tipos de jornada laboral. Por ejemplo, tres días a la semana se trabaja a tiempo completo, tres días más a tiempo parcial, y durante una jornada se descansa. Este modelo permite que las personas descansen y concilien el tiempo de vida con el trabajo”, apunta.
También habría que apostar por el contrato a tiempo parcial, siguiendo el modelo de países como Holanda. “Permitiría conciliar mejor el trabajo y la vida familiar, y que las personas dispusieran de más tiempo para el ocio”, asegura Gómez, quien cree que las empresas también se beneficiarían de recurrir en mayor medida a este tipo de contratos. “Los trabajadores son más productivos, y las compañías dispondrían de una plantilla más implicada y motivada”, explica.
La profesora de economía de IE Business School Gayle Allard recuerda que el empleo a tiempo parcial es también habitual en cargos directivos de empresas y grandes organismos públicos. “El Banco de Inglaterra, por ejemplo, cuenta con profesionales altamente cualificados que trabajan a media jornada”, ilustra.
Según datos de Eurostat correspondientes al primer trimestre de 2014, el 16,1% de los trabajadores en España contaba con este tipo de contrato, tasa que alcanzaba el 25,3% en Reino Unido y el 49,8% en Holanda.

1 comentari:

  1. Sí a la conciliació familiar i laboral. L'exemple de contractes a temps parcial d'alguns paisos, on els sous són molt més elevats que aquí,no és vàlid...

    ResponElimina